Capital Social en la Laguna

Fue el análisis de los agudos contrastes entre la prosperidad de las  regiones del centro-norte y el rezago de las del sur de Italia, lo que  condujo a los sociólogos de dicho país, a finales de los años setenta, a  formular diversas tesis para explicar el fenómeno y recomendar  políticas públicas que incentivaran el desarrollo de los rezagados. Es como sí en México analizáramos científicamente “el por qué” de los contrastes entre Monterrey y Torreón. Entre las teorías expuestas destacó la formulada por Robert Putnam,  quien sostuvo que el “explanandum” se encuentra en el capital social,  conformado por el grado de confianza y cohesión existentes entre los  actores sociales de una comunidad, las normas de comportamiento cívico  practicadas y el grado de “asociacionismo”. Es decir, las desigualdades  entre la Italia septentrional y la meridional se explican por la  existencia, en la primera, de altos niveles de compromiso cívico y de  propensión de los ciudadanos a asociarse para trabajar en pro de las  causas públicas. Fuluyama comparte la teoría de que esos factores son  más determinantes para el desempeño económico de una región, que los  económicos propiamente dichos. La importancia del capital social en el desarrollo económico se ha  comprobado empíricamente en varias regiones y por muchos investigadores.  Y lo más interesante del asunto es que en algunas regiones, incluida la  del sur de Italia, se han puesto en marcha procesos de movilización del  capital social a través de diversas modalidades de concertación entre  “gobierno y sociedad” con resultados ampliamente satisfactorios. Y digo que lo último mencionado es lo más interesante del asunto porque  las experiencias positivas en relación a una formación de capital  social, favorecida por los gobiernos locales con acciones de gobernanza,  pueden repetirse en La Laguna, donde necesitamos urgentemente de una  ciudadanía activa, imbuida de preocupación por lo público, por  relaciones publicas igualitarias y por un tejido social basado en la  confianza y la cooperación. Estoy seguro que gran parte de los factores que explican las diferencias  entre el desarrollo económico de Monterrey y Torreón no son económicos,  son sociales. Sí en La Laguna queremos progresar debemos empezar por asociarnos,  unirnos, organizarnos, y terminar con una vida social fragmentada y con  la cultura de la desconfianza.
– – – – – –
Yo tengo una diferencia en cuanto a esta frase “Estoy seguro que gran parte de los factores que explican las diferencias  entre el desarrollo económico de Monterrey y Torreón no son económicos,  son sociales.” Pienso que sí es un factor pero  en menor proporción, el principal factor sí es el económico puesto que  es bien sabido que los recursos que se generan en La Laguna de Torreón no se regresan en inversión o infraestructura en la misma proporción, todo se queda principalmente en Saltillo.
Es por eso que siempre ha existido la idea o debate de hacer el Estado  Laguna, yo como miles de laguneros apoyamos esa idea porque sería  benéfico en gran escala para todos los que vivimos aquí, pero Durango  Capital y Saltillo jamás lo permitirán porque somos quienes más dinero  generamos y de hacerlo se quedarían sin buena parte del pastel.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s