Siete claves para una correcta mecánica de la carrera

Por: Scott Quill

Resulta fácil desconectar cuando estás corriendo, dejando atrás el estrés y haciendo algo beneficioso para tu salud física y mental. Pero no pierdas de vista la técnica.

“Ser consciente de la mecánica del cuerpo te ahorrará energía y te permitirá reducir los movimientos innecesarios para correr con más fuerza, con más potencia y con una zancada más eficaz”, explica Craig Friedman, vicepresidente del equipo Performance Innovation de Athletes’ Performance.

Evalúa tu postura y tu ritmo de zancada utilizando las siete claves que te ofrecemos a continuación, cortesía de Friedman. No es necesario que te centres en estos consejos de entrenamiento todo el rato, pero comprueba cada 10 minutos más o menos que los estás aplicando. Te ayudarán a correr con un propósito claro que por sí solo mejorará al instante tu mecánica.

1. Levanta los dedos de los pies

La mayoría de las lesiones ocasionadas al correr se producen por correr con los dedos hacia abajo, apuntando hacia el suelo. Intenta apoyarte en la parte central del puente del pie manteniendo los dedos hacia arriba. Piensa en llevar los talones hacia atrás y hacia arriba por debajo del trasero. Esto te obligará automáticamente a adoptar la posición correcta para apoyarte en la parte anterior de la planta del pie.

2. No des zancadas demasiado grandes

Los pies deben apoyarse en el suelo por debajo de las caderas y no por delante del cuerpo. Para evitar las zancadas demasiado grandes, acelera el ritmo de zancada. Si corres con un ritmo de zancada más rápido, levantarás y bajarás los pies rápidamente, haciendo que sea muy complicado dar zancadas demasiado grandes. Los pies deben golpear el suelo aproximadamente entre 170 y 180 veces por minuto. miCoach muestra el ritmo de zancada en cada gráfica de detalles de entrenamiento completado.

3. Mantén el torso erguido

Si corres erguido, los músculos abdominales deberían estar trabajando. Mientras corres, intenta levantar la cabeza tan lejos del coxis como puedas para maximizar la contracción de los músculos y ejercitar los músculos principales. Otra forma de planteárselo: Concéntrate en correr erguido como si una cuerda tirara de la parte delantera de tus caderas hacia delante.

4. Relaja los puños

Mantén las manos ligeramente ahuecadas, pero no cierres el puño. Tener los puños cerrados hace que los antebrazos se tensen, lo que impide un correcto movimiento de los hombros. También hay que tener cuidado con no tensar los dedos cortando el aire. Eso podría hacer que los brazos se movieran en círculo en lugar de hacia delante.

5. Mantén los hombros hacia atrás y hacia abajo

Existe una tendencia a encorvar los hombros a medida que uno se va cansando. Evítalo manteniendo los hombros hacia atrás y hacia abajo, de forma que el pecho quede erguido. Mueve los brazos desde los hombros como un péndulo y procura que el ángulo del codo sea siempre el mismo.

6. Busca el ángulo

Mantén los codos fijos en ángulo recto (de 90 grados) y cerca del cuerpo. No dejes que se despeguen mucho del cuerpo. De esta forma el movimiento de los brazos será más eficaz.

7. Alza la vista

Mantén la cabeza levantada y los ojos fijos en el horizonte para permanecer recto y erguido mientras corres.

 

Fuente: http://community-micoach.adidas.com/community/es/blog/2011/09/30/siete-claves-para-una-correcta-mec%C3%A1nica-de-la-carrera#comments

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s