en el bosque / wifi

Me encuentro en el bosque venustiano carranza, resultase que el internet sí funciona y es gratis! jajaja que divertido, además ahorita esta muy tranquilo, no es hora para corredores y deportistas, al rato vendré yo a trotar y quemar grasita jaja que traigo de más.

Y como hace rato me comi un “misto” con todo y aguacatote, jaja.. damn! Pero quéeeee rico estaba.
Bueno, pues aqui mi estimada yolanda ya empezó a fumar, waaakala! ya se había tardado, que asco fumar, es un vicio que no más no entiendo, pero como dijo el joto… ay tu.
Bueno, ay la vemos al rato, debo laborar.

curiosidades callejeras

Hace 3 días iba yo rumbo a Galerías, y cruzando el puente hacia Torreón, había un choque de taxistas… y como es costumbre llegaron los demás “compañeros” de borloteros, me caen mal los taxistas… no pueden arreglar nada solos, qué jotillos! Y me desespera que se la pasan pitando/tocando el claxón para hacerse notar de que “aquí voy! soy taxi! súbete conmigo yo te llevo”, pienso que no hay necesidad de estar fastidiando con el “piiiip piip!”, si uno necesita taxi se para en la esquina y espera a que pase un tsurito o atos disponible, no?

Más delante veo motociclista de Pizza Hut conduciendo a rápida velocidad por el Blvd. Independencia arrastrando ese bote de basura jaja. Seguí mi camino y lo pasé, entré al estacionamiento del Mall, y en eso me lo vuelvo a topar jaja con su bote arrasntrándolo.

esas pequeñas cosas de la vida

Hoy escribiré de esas pequeñas cosas de la vida que ahí están y pocas veces nos detenemos a sentir, o al menos para mi, son especialonas. Me gustan los días de lluvia con sol, pasando la lluvia los rayos del sol hacen que todo se vea muy brillante los colores vivos, el olor del ambiente cuando está entrando la primavera… como a florecitas, una noche fresca con viento suave (sin tierra por favor) que apenas y es perceptible. Una plática sincera y amena en algúna banca de una plazuela, parque o jardín cualquiera. Que mi perrita “pinky” se vuelve loca de la emoción cada vez que me ve llegar a la casa. Caminar por calles de mi ciudad por donde paso siempre en el carro, detenerme a ver tranquilamente todo lo que no veo por andar a las carreras… también caminar en ciudades de méxico o de otros países donde la arquitectura, la comida, los aromas, la gente y sus costumbres son totalmente diferentes a lo que normalmente veo. (después escribo un post de esto último). Lo anterior dicho, es algo de lo que me gusta y lo mejor de todo no tiene precio…